Todas las grandes obras humanas nacieron en la mente del creador. Tenemos las mismas 24 horas diarias que ellos tienen.