La productividad es una habilidad adquirida

Y todos podemos desarrollarla.

No es algo reservado únicamente a los grandes. Con implementar unos pequeños cambios en nuestras rutinas diarias seremos capaces de avanzar en el logro de nuestros objetivos con, cada vez, menos esfuerzo.

Paso 1

En realidad todos los días realizamos “rituales” o hábitos repetitivos, nos levantamos, nos lavamos los dientes, etc.

Que pasaría si somos capaces de diseñar las actividades que realizamos en esos momentos para que nos enfoquen más hacia el logro de tus objetivos?

En realidad es el mismo tiempo invertido, solo que mejor diseñado.

Paso 2

Documentar, cuando escribimos las actividades que realizamos es mas simple darnos cuenta de cuales son las que en realidad nos ayudan y cuales es mejor dejar de hacer

Paso 3

Evalúa. Date cuenta de que tan rápido avanzas y cuanto tiempo tienes queriendo lograr eso que te propusiste.

Al tener tus actividades por escrito serás capaz de empatar tus actividades con tus avances y darte mejor cuenta

Paso 4

Rediseña tus rituales.

Escribe cuales son las actividades matutinas y vespertinas que debes conservar, cuales deshecharás y cuales agregarás. Calcula cuanto tiempo te lleva cada una y ordénalas de manera que te sea muy fácil cumplirlas.

Paso 5

Implementa tu nuevo ritual.

Nada es mejor que la práctica, comprometete contigo mismo a cumplir con tus rituales y hazlo todos los días. Muy pronto lo realizarás en automático.

Si te gusta ésta información

Me harás muy feliz y me motivarás a seguir haciéndo este tipo de artículos si le das compartir y muestras ésto a tus amigos.

Desarrolla tu liderazgo

Déjame tus datos y, con gusto te mandaré información relevante al éxito, la plenitud y el liderazgo consciente

Bienvenido al éxito, pronto recibirás información

Pin It on Pinterest

Share This